Noticias


Según FADA, «mejoró la participación del tambo sobre un precio malo» en las góndolas

Según FADA, «mejoró la participación del tambo sobre un precio malo» en las góndolas

David Miazzo, economista jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), aseguró que a abril ’21 «mejoró la participación del productor tambero sobre el precio final de la leche en sachet, el cual es malo: la situación del tambo sigue muy complicada» tras la decisión del gobierno de Alberto Fernández de mantener programas de control de precios.

«En el caso de la leche, se da una situación un poco llamativa: la participación del productor ronda el 35% del valor final de una leche de litro en sachet. Un porcentaje relativamente alto en términos históricos pero hay que tener en cuenta que la porción de la torta es más chica. Esto se debe a que el precio de la leche, y los lácteos, están atrasados durante el último año y medio por los acuerdos de precios máximos», explicó Miazzo al comentar el informe que realizó junto a colaboradores como Natalia Ariño y Nicolle Pisani Claro.

 

Resumen

Con el objetivo de contribuir a la transparencia y a reducir la desinformación sobre cómo se componen los precios de alimentos básicos de la canasta alimentaria, FADA elabora semestralmente un informe sobre la composición de los precios de leche, carne y pan. Se analizan los eslabones que conforman la cadena, desde la producción primaria hasta que el producto final llega al consumidor. Se identifica la participación de cada uno de los eslabones, los costos e impuestos, con el fin de tener una clara imagen de por qué los alimentos valen lo que valen, y de identificar dónde pueden estar los principales problemas de cada cadena.

En base al análisis realizado para el mes de febrero de 2021, se detallan los principales resultados para leche:

• La leche entera en sachet tuvo un precio promedio de $67,31 por litro, de ese precio el tambo explica el 35,2%, industria el 33,2%, comercio 5,6% e impuestos el 26%. Por otra parte, dicho precio está compuesto en un 89,2% por costos de producción,26% impuestos y -15,2% pérdida de la cadena.

• El productor tambero recibió 0,27 USD por litro de leche, un 7% más que en ago-20.

• Cuando se analiza el sachet de leche, se observa que la cadena se enfrenta a una situación crítica en todos los eslabones: tambo, industria y comercio, con precios que no alcanzan a cubrir costos (tambo), precios de venta contenidos ocasionando un desfasaje con los costos (industria y comercio) y generando pérdidas económicas en casi todos los eslabones de la cadena.

• El precio de la leche se multiplica por 2,8 desde que sale del campo y llega a la góndola.

• El maíz representa el 18,4% del precio de la leche cruda (tambo)y el 6,6% del precio final del sachet.

• De los impuestos que paga la cadena, 77,6% son nacionales, 17,8% provinciales y 4,6% municipales. El IVA representa el 67% de todos los impuestos.

Composición del precio

El precio del sachet de leche alcanzó los $67,31 en el mes de febrero1, un 12% más que en agosto 2020. En términos comparativos, el rubro productos lácteos subió 8% y alimentos 23,8%, mientras que la inflación general trepó 21,6% y el tipo de cambio minorista un 24%, en los últimos 6 meses.

Esto muestra el atraso de precios que presenta la leche, en comparación a otros productos de la canasta alimentaria y de la propia inflación.

Este efecto puede estar condicionado, en parte, por el programa de Precios Máximos, donde el precio de productos como la leche está controlado, impactando negativamente a lo largo de la cadena por el desfasaje que produce entre precios y costos.

Si se analiza toda la cadena de valor del sachet de leche, desde la producción primaria hasta el consumidor final, el 89,2% son costos de producción, 26% impuestos y -15,2% el resultado económico, sobre el precio final del sachet.

Impuestos

Cuando se analizan los impuestos que paga la cadena, más de la mitad son nacionales, mientras que los provinciales representan el 18% y en menor medida municipales con el 5%. Estos valores son similares a los obtenidos previo a la aplicaciónde la compensaciónal IVA durante el año 2020.

Si se analiza la participación de cada impuestos sobre el total que aporta la cadena, el IVA representa el 67%, seguido de ingresos brutos con el 17%. En este caso ganancias es uno de los más bajos dado la baja y nula rentabilidad del sector.

Los consumidores pagan el 21% de IVA sobre la leche, cuando debería estar exenta por ley. El problema radica que la ley contempla exenta la leche pasteurizada, producto que casi no se produce ni consume. En cambio, la leche que se produce y consume actualmente es la ultrapasteurizada, razón por la cuál no queda exenta.

En un contexto donde el 42% de la población es pobre y el 57% de los chicos menores de 15 años también lo son, debería ser fundamental mejorar el acceso a alimentos de primera necesidad con políticas que no generen distorsiones en el sistema productivo y sea coherente con el tratamiento de otros alimentos, tomando como ejemplo la carne y pan tienen alícuota reducida del 10,5%.

Hay que tener en cuenta que el IVA es un impuesto regresivo que paga toda la población, independientemente de los ingresos que tengan.

Participación de cada eslabón

Otra forma de mostrar la composición del precio es a través de la participación de cada eslabón sobre el precio final.
Teniendo en cuenta los costos de producción y el resultado económico de cada eslabón, se calcula la participación de cada actor de la cadena. Como se observa, los impuestos están separados, para mostrar que el Estado es un participante más en la cadena.

De $67,31 por sachet de leche, el productor tambero representa el 35,2%, la industria 33,2%, comercio 5,6% y los impuestos el 26%.

Si se compara los resultados de feb-21 con ago-20, se dio una serie de cambios: el tambo aumentó casi 5 puntos su participación en el precio final, producto de una actualización del 30% del precio de la leche cruda pero siendo insuficiente ante el aumento de costos e insumos de producción y continuando con márgenes negativos en su actividad, en torno a -$1,95 por litro.

Por otro lado, la participación de la industria bajó 6 puntos. En este caso se ve claramente el desfasaje precio/costo, ya que el precio de planchada de la industria sólo aumentó el 7% mientras que los costos de producción lo hicieron en promedio un 16% en los últimos 6 meses. Este efecto puede estar explicado por la intención de contener la suba de precios por medio.

En el caso del comercio, resalta una perdida que ronda los -$10 por sachet. Sin embargo, se debe recordar que la leche es un producto de primera necesidad, un bien de atracción o de consumo masivo para el comercio, compensando dicha pérdida con otros productos de la cadena láctea. Al no poder individualizar los costos del supermercado para cada uno de los productos, en la metodología se aplica una distribución de los distintos ítems de costos por cada peso vendido. Luego está en la estrategia del comercio a qué productos les pone más o menos margen.

Análisis sectorial

En base a la Dirección Nacional de Lechería, en febrero se pagó $24,20 el litro de leche cruda2, equivalente a USD 0,27. Sin embargo, dada la heterogeneidad de la producción, la región donde se produce, tecnología aplicada, cantidad, calidad y condiciones de negociación con la industria, existe un amplio abanico de precios, que van desde $22,46 en La Pampa a $24,97 en Salta.

Incluso con la actualización del precio, la producción primaria continúa en una situación crítica, sin poder cubrir completamente los costos.

Para vender leche a $24,20, el productor enfrentó costos estimados en $25,66 por litro, si a eso se le suma los impuestos a la actividad por $0,49, se obtiene una pérdida de -$1,95. El costo que más sufrió incrementos entre feb-21 y ago-20 fue la alimentación animal, con un aumento promedio del 49%, llegando al 69% interanual.

Estos aumentos estuvieron traccionados principalmente por el incremento del precio de la soja y el maíz que fue del 61% y 72%, respectivamente, durante los últimos 6 meses. En el caso del maíz representa el 18,4% del precio de la leche cruda y 6,6% del precio final del sachet.

Esta fuerte variación de los precios impacta negativamente en la relación insumo-producto de la actividad, sobre todo con el maíz pasando de 1,9 a 1,4 kg de maíz por litro de leche.

La industria por su parte, compra la leche cruda a $24,20, tiene otros costos por $20,39, paga impuestos por $2,06 y tiene como resultado $1,94, siendo el precio de planchada de la industria $48,59.3

El comercio compra el sachet a $48,59, incluye otros costos operativos por $14,02, paga impuestos por $3,25 y tiene un resultado negativo de $10,24 por sachet de leche. Finalmente se incluye impuesto al IVA que paga el consumidor final por $11,68 y se obtiene el precio final en góndola de $67,31. El precio de la leche se multiplica por 2,8 desde que sale del campo y llega a la góndola.

En síntesis, en los últimos 6 meses, el precio de la leche a la salida de la industria y en el comercio estuvieron por debajo del incremento de la inflación entre un 9% y 14% de diferencia, con costos que amentaron al ritmo de la inflación.

En el caso del tambo, si bien el precio viene con aumentos mensuales en torno al 4%-6% desde noviembre 2020, dichos aumentos no alcanzan para recomponer la situación del sector, con precios atrasados y aumentosde insumosclaves de la actividad.

Sin embargo, cuando se analizan la variación anual, la leche nuevamente volvió a perder frente a la inflación y al tipo de cambio, en todos los eslabonesque conformanla cadena.

Buenos Aires, 13 de mayo de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados