Noticias


Tiempo de pandemia: la importancia de planificar para la contingencia

Tiempo de pandemia: la importancia de planificar para la contingencia

El autocuidado es una acción permanente que todos debemos tomar en cuenta. Hoy el tema es la protección contra la Covid 19, pero un trabajo seguro, en un ambiente sano, en condiciones de higiene y con medidas permanentes para el bienestar de personas y también del rebaño, debiera ser el estándar permanente en cada actividad productiva.

Las personas son la clave en el desarrollo de una actividad. Puede haber mucha tecnología y equipos de última generación, pero es el ser humano el que hará que las cosas pasen.

Desde “Personas y Organizaciones” del Consorcio Lechero te invitamos a hacer una reflexión con tu equipo. Sabemos que la producción de leche es 24/7 los 365 días del año. Por eso nuestro mensaje en mayo, Mes del Trabajo, es a hacer una pausa y analizar cómo estamos preparados junto a nuestros equipos ante las contingencias para no tener que sufrir lesiones o complicaciones mayores en nuestras vidas.

¿Tenemos planes de contingencia permanentes en el campo? La invitación es a prepararlo, si es que no existe, socializarlo y tenerlo presente.

Hay preguntas clave para hacerse en todo momento y así crear un protocolo que nos contribuya a que, ante un imponderable, podamos dar continuidad a nuestras operaciones sin afectar a nuestros colaboradores y sus familias.

La leche no para y una solución prevista con anticipación hará la diferencia entre un problema mayor y una situación compleja, pero solucionable.

1) ¿Qué tan preparado estoy para una emergencia?
2) ¿Cuáles son los ámbitos de mayor riesgo en mi lechería?
3) ¿Qué hacemos ante un corte de energía, principio de incendio, corte de caminos u otras contingencias?
4) ¿Tengo sistemas de respaldo de energía eléctrica (generadores) por ejemplo? ¿Está todo bien identificado?
5) ¿He compartido la información con mi equipo (teléfonos de emergencia)?
6) ¿Cómo actúo frente a una petición de medidas de seguridad? ¿Las escucho? ¿Me doy mucho
tiempo para evaluarlas?

  • Son algunas de las interrogantes que podrían surgir al hacer un análisis rápido y que son necesarias para la preparación de un plan de contingencia que proteja no sólo a nuestro equipo y sus familias, sino también que considere al rebaño y a comunidades vecinas. Por eso es importante que al interior de la empresa exista esta información y que sea conocida y compartida por todos. Idealmente asesórese por un prevencionista de riesgos.

Recomendaciones para la actividad lechera e industrial láctea:

• Identificar las emergencias a las que esté expuesto el predio. (Accidente, incendio, erupción, terremoto, corte de caminos, corte de luz, u otras)
• Determinar las acciones de prevención, mitigación y respuesta. (Teléfonos de emergencia, generador eléctrico, apoyo con vecinos, alimento de reserva, caminos alternativos definidos, vías de evacuación, zonas seguras, EPP, pediluvios, etc.)
• Establecer y publicar el plan de contingencia.
• Compartir la información con el equipo de trabajo y nombrar un encargado de la ejecución del plan que lidere al equipo y quien pueda reemplazarlo.
• Responder a las emergencias de manera segura. Asesorarse.
• Configurar un cuadro con información y contactos de emergencia. Socializarlo y visibilizarlo en un lugar de fácil acceso

Buenos Aires, 18 de mayo de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados