Noticias


Victoria Pírrica

Por Eugenio SCALA *

Victoria Pírrica

Sergio Berensztein y María Elisa Peirano en su libro ‘La primera revuelta fiscal de la historia’ -La 125 y el conflicto con el campo- dicen que la 125 «para el campo se trató de un triunfo pírrico: la primera consecuencia fue la descompresión de la capacidad organizativa del sector, lo que disipó la posibilidad de capitalizar realmente el momentum creado y de liberar toda la energía social participativa».

Pirro era el rey de Epiro que osó enfrentar a los romanos y los derrotó en una batalla, pero fue tal la pérdida de sus soldados que dijo “«Otra victoria como esta y volveré solo a casa» De este hecho histórico quedó el dicho “victoria pírrica” cuando uno gana una disputa, pero queda tan debilitado que termina finalmente siendo el perdedor.

Para los autores de la primera revuelta fiscal, si bien después del voto no positivo parecía que el proyecto del gobierno estaba en su mayor debilidad luego se reinventó y resultó en un salto para adelante radicalizando el discurso y desde el campo se desarticuló la representatividad lograda por la mesa de enlace con el correr del tiempo.

A fines de marzo de este año, cuando se publicaron las cifras de la pobreza que alcanzaba al 42% de los argentinos el ministro de Desarrollo Social disparó: “El gran problema son los precios de los alimentos”.

Si se hace un estudio de valor de los alimentos en el mundo seguramente la argentina es de uno de los países con alimentos más baratos, pero más allá de esta hipótesis, si se busca en internet que dicen los organismos internacionales sobre las causas históricas de la pobreza nos encontraremos con motivos como: colonialismo, guerra, esclavitud e invasiones, motivos de los que somos ajenos. Si afilamos la puntería y buscamos visiones de economistas, las causas de la pobreza habría que buscarlas más bien por el lado de la inflación, desempleo, exclusión social, corrupción, alta vulnerabilidad de sectores de la población, las enfermedades, falta de inversión, etc.

Retomando las palabras del ministro de Desarrollo Social, la carga de la culpa sobre los alimentos como causante de la pobreza no es exclusivo de la clase política sino también está difundido en amplios sectores de la sociedad. Se sabe que el poder en la democracia no está solo en la cantidad de diputados que representen al campo, o instituciones que defiendan sus intereses, sino que también es importante la batalla cultural y de discursos.

Por eso hay que poner foco también en el campo del “imaginario colectivo” que tienen grupos sociales del campo o en otras palabras las creencias e ideas que estos sectores de la sociedad que le dan significado sobre que es la gente del campo y por lo tanto su actitud hacia los mismos.

Según un trabajo de investigación de los periodistas Guillermo D’Andrea y Alejandra Groba que titularon “La Contribución del Agro a la economía del país. Mitos y Realidades”, resumieron en siete grandes mitos lo que la sociedad cree sobre el campo: que el campo es solo la soja, que no agrega valor, que es preferible producir autos, que también otros sectores son importantes en exportación, que su peso en la economía no es tan importante, que no genera empleo, que no es moderno, que no es flexible. Si a estos mitos hay que sumarle que el campo es además culpable de la pobreza argentina… estamos peor que Pirro después de la batalla de Benevento.

*Eugenio Scala es productor agropecuario, comunicador social especializado en temas agropecuarios y profesor universitario.

Buenos Aires, 18 de mayo de 2021

 

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados