Noticias


A pesar de las señales positivas, la siembra de maíz caería el 10%

A pesar de las señales positivas, la siembra de maíz caería el 10%

Si bien se dieron algunas señales positivas para la campaña de maíz 2020/21, no son suficientes para dar vuelta el posible 10% de caída en la siembra, según indicó la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario.

En el trabajo, se comparó el ciclo actual con la campaña pasada: “En julio del 2019, los perfiles del suelo estaban muy abastecidos de humedad. Y el precio del maíz a cosecha para abril 2020 cotizaba un 18% más alto que el precio a futuro que se ve hoy para abril 2021. Sin embargo, el precio del fertilizante nitrogenado más demandado, la urea, debido a su estrecha relación con el petróleo, disminuyó un 13% en este periodo.

Al relacionar el precio de la tonelada de urea con el precio de la tonelada del grano de maíz a cosecha, el índice insumo/producto aumentó un 7% anual. Es decir, se necesita producir más maíz para cubrir los costos de producción, o dicho de otro modo, aumentó el rinde de indiferencia. Y aparte el escenario no es el mejor, las perspectivas de Niña débil, y la incertidumbre económica de este ciclo marcado por la pandemia del coronavirus enfrían las decisiones del maíz 2020/21″.

De hecho, en Bigand señalan que las compras de insumos vienen lentas porque preocupa la falta de humedad y se atrasan los barbechos para el cereal.

Mercados granarios: Maíz

Con el maíz como protagonista exclusivo de la semana, el balance de los negocios fue muy positivo para los precios de los granos en la Bolsa de Chicago, según indicó la consultora Granar.

Se indicó además que el importante ajuste en el área sembrada con maíz en la campaña 2020/2021 en los Estados Unidos le posibilitó al cereal cerrar el segmento con mejoras de hasta el 8%.

Si bien perdió algo de fuerza en las últimas dos ruedas de la semana, el balance fue muy positivo para los precios del maíz argentino. En efecto, las propuestas de los exportadores crecieron de 8500 a 8870 pesos por tonelada para el Gran Rosario, donde las ofertas en dólares aumentaron de 121 a 126 dólares, y de 132 a 137 dólares por tonelada para Bahía Blanca y para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 8588, mientras que para el inicio de la nueva semana fue fijado en 8595 pesos. La BCBA informó que durante el segmento comercial que aquí reseñamos el rango de propuestas de los consumos pasó de 8500/9100 a 8800/9100 pesos por tonelada, según calidad, condición, procedencia y forma de pago. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos aumentó de 144 a 154 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura.

El balance alcista se extendió al Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones julio y septiembre del maíz crecieron de 122,80 a 129,50 y de 126,60 a 133,50 dólares por tonelada. El contrato abril aumentó de 128,60 a 134 dólares por tonelada. Fue importante el incremento que registraron las propuestas de los exportadores por el maíz 2020/2021 para las entregas entre marzo y mayo sobre el Gran Rosario, que pasaron de 123 a 130 dólares por tonelada, con algunas ofertas muy puntuales que rondaron los 135 dólares. También hubo propuestas para Bahía Blanca, que se ubicaron en torno de los 140 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 1º y el 28 de julio deben salir desde el Gran Rosario 1.668.190 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 459.353 toneladas; desde Necochea, 164.187 toneladas, y desde otros puertos, 70.800 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 81,7% del área apta, tras un progreso semanal de 3,4 puntos. “El adelanto interanual en las labores ya se ubica en 32,4 puntos porcentuales. A excepción del sur del área agrícola, el resto del país mantiene importantes avances en la recolección del cereal de verano. Luego de cosecharse más de 5 millones de hectáreas, el rinde medio nacional es de 84 quintales por hectárea. Bajo este escenario, se mantiene la proyección de producción en 50 millones de toneladas para el ciclo 2019/2020”, dijo la Bolsa.

El maíz atravesó la mejor semanal en materia de precios del año. En el balance, las posiciones julio y septiembre en la Bolsa de Chicago ganaron un 8,04 y un 7,60%, al pasar de 124,80 a 134,84 y de 125,68 a 135,23 dólares por tonelada. El informe sobre áreas sembradas publicado el martes por el USDA fue el dato alcista excluyente para el mercado del forrajero, dado que el organismo sorprendió a todos al reducir de 39,25 a 37,23 millones de hectáreas su estimación sobre la superficie cubierta, frente a los 38,49 millones calculados por los privados.

Al igual que en el caso de la soja, el USDA advirtió que al momento de cerrar el relevamiento, unas 906.000 hectáreas incluidas en los 37,23 millones aún no habían sido cubiertas. Dadas las buenas condiciones climáticas que se sucedieron tras el 16 de junio, momento en que el organismo cerró el relevamiento de siembras, sería difícil imaginar que el remanente de tierras no hubiera logrado implantarse, aunque la certeza no puede ser plena tras un reporte tan sorpresivo.

En su trabajo el USDA estimó que 34 millones de hectáreas llegarán al momento de la cosecha, una superficie inferior a los 36,26 millones sostenidos hasta el informe mensual de junio. En función de la nueva cifra y del rinde promedio de 112,04 quintales estimados por el organismo en el último reporte mensual, el impacto del ajuste del área será una caída de la cosecha de maíz estadounidense de 406,29 a 380,80 millones de toneladas. Es muy posible que el viernes próximo, en su nuevo informe mensual de estimaciones agrícolas, el USDA eleve su proyección sobre el rinde promedio nacional y la aproxime a los 113 quintales, con lo cual la producción se ubicaría en torno de los 384 millones de toneladas, muy cerca del récord histórico de la campaña 2016/2017, que cerró con 384,78 millones de toneladas.

Para tener en cuenta, si bien es cierto y alcista el hecho de que la superficie sembrada resultó muy inferior a las previsiones iniciales, no es menos cierto que aún así la cosecha se prevé abundante y que las existencias actuales de maíz estadounidenses son elevadas, en buena medida por exportaciones 2019/2020 que no fueron lo buenas que deberían haber sido y por la caída de la demanda de grano para la producción de etanol. En ese sentido, el otro informe publicado por el USDA el martes también fue sorpresivo, dado que el stock de maíz al 1º de junio fue calculado en 132,69 millones de toneladas, por encima de los 125,96 millones previstos en promedio por el mercado. Entonces, al momento de ensayar un análisis de lo que viene, es necesario poner en la balanza tanto la menor siembra, como las elevadas existencias que Estados Unidos deberá “administrar” hasta el cierre de la campaña 2020/2021. Si en el medio de ese tránsito no se logra sacar de la crisis a la industria del etanol y no se consigue multiplicar las exportaciones pese a la competencia de América del Sur y de Ucrania, lo que hoy fue motivo de fuertes alzas (más bien, repuntes) podría convertirse en una anécdota.

Frente a esta incertidumbre, que exacerbará la volatilidad en el actual mercado climático estadounidense, se vuelve indispensable estar atentos para “capturar” oportunidades de precios que permitan cerrar márgenes lógicos y que posibiliten mantener latente la chance de usufructuar eventuales mayores ganancias. Para esto, las herramientas de los mercados de futuros y opciones vuelven a cobrar relevancia. Y pese a estar en tiempos de “Big Data” y de “Agtech”, todavía resulta necesario recordar que su buen uso no es un gasto sino una inversión más en la búsqueda de los mejores resultados posibles para el negocios agropecuario, como lo es una buena semilla o un buen control de enfermedades y malezas.

Igual que en el caso de la soja, las muy buenas condiciones actuales de los cultivos limitan las ganancias de los precios. El lunes el USDA ponderó el 73% del maíz en estado bueno/excelente, por encima del 72% de la semana pasada y del 56% de igual momento de 2019. En promedio, los privados esperaban estabilidad, con el 72% de las plantas en condiciones óptimas. Además, el organismo indicó que el 4% de los cultivos fue polinizado, contra el 2% de la semana pasada; el 2% de igual momento de 2019, y el 7% promedio de las cuatro campañas anteriores. El jueves, los operadores estimaron que el estado óptimo de los cultivos habría desmejorado un 1% y que la polinización habría sido superada por el 15% de las plantas.

En cuanto a los reportes meteorológicos, tras el cambio de patrones advertidos en el inicio de la semana, los augurios para los próximos 6 a 14 días son de tiempo cálido y con lluvias inferiores a los registros considerados normales sobre buena parte de los Estados que determinan el volumen de la producción de granos gruesos en los Estados Unidos. Así están actualmente las condiciones de los suelos en el Medio Oeste:

Resultó negativo para el mercado de maíz el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas 2019/2020 por 361.100 toneladas, por debajo de las 461.700 toneladas del reporte anterior y del rango estimado por los privados, de entre 450.000 y 700.000 toneladas. Las ventas 2020/2021 fueron calculadas en 262.700 toneladas, que si bien quedaron por encima de las 77.000 toneladas de la semana pasada y del rango previsto por el mercado entre 0 y 200.000 toneladas, resultó un volumen insuficiente para hacer frente a una oferta que pese al ajuste de la siembra se mantiene con potencial de ser récord. Fuera del reporte, también el jueves el USDA confirmó nuevas ventas a China de maíz 2020/2021 por 202.000 toneladas.

Buenos Aires, 5 de julio de 2020

 

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados