Noticias


En Santa Fe, la actividad registró una caída del 3,0% en el primer semestre

En Santa Fe, la actividad registró una caída del 3,0% en el primer semestre

La actividad económica en Santa Fe acumuló una caída del 3% durante el primer semestre. Sin embargo, la producción láctea exhibió un alza del 3,5% en enero-marzo, y del 2,8% en abril-junio, según informó hoy la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

Los especialistas indicaron que «a pesar de un leve rebote en junio, la economía registra cuatro trimestres ininterrumpidos de caída. El Indice Compuesto Coincidente de Actividad Económica de la provincia de Santa Fe (ICASFe» se ubicó en 151,0 puntos, presentando una variación mensual de 0,4% respecto al mes de mayo
de 2020.

  • La tasa interanual de la actividad económica provincial (junio 2020/junio 2019) fue de -5,6%.
  • La variación acumulada en 2020 se estima en -3,0%.

Actividad económica provincial

En junio de 2020 la actividad económica de la provincia de Santa Fe presentó una leve mejora de 0,4% mensual. Sin
embargo, el segundo trimestre cerró con una caída neta de -0,6% que se suma a la contracción del primer trimestre
(-2,4%), y que implica la continuidad de una recesión que ya supera los dos años consecutivos de duración.

Indicador por indicador

Por su parte, la variación positiva mensual registrada en junio fue impulsada por siete de los catorce indicadores
representativos de la actividad económica provincial. Por el contrario, sólo tres de los mismos crecieron en términos
interanuales.

El consumo de cemento presentó un incremento mensual de 9,1%, recuperando parte de la caída registrada durante
la recesión actual, aunque en términos interanuales se ubica todavía un 12,8% abajo del nivel de junio de 2019.

El indicador de ventas de maquinaria agrícola, que registró un incremento del 5,3% mensual, lidera la tabla de las variaciones interanuales, con una tasa del 36,9% en junio de 2020. En cuanto al patentamiento de vehículos nuevos, con una tasa mensual del 6,4%, señala un incremento acumulado para el segundo trimestre del año (5,2%) pero dicha mejora apenas alcanzó para recuperar parte de la caída registrada en el primer trimestre.

En relación a las series relativas a la agroindustria, la producción láctea registró tasas del 0,1 y 9,6% mensual e
interanual, respectivamente. La molienda de oleaginosas se ubicó al pie de la tabla de variaciones mensuales con una
tasa del -4,3%, mientras que se mantiene por debajo de los registros del año pasado (-16,4% de variación interanual).

La faena de ganado bovino y porcino registró una leve recuperación del 0,2%, mientras que se mantiene en terreno positivo en la comparación interanual (3,3%). El consumo de hidrocarburos para la agroindustria y el transporte obtuvo variaciones del 0,5% mensual y -4,4% interanual.

El consumo de energía eléctrica por parte de la industria marcó una contracción mensual del 0,2%, y una interanual del 9,1%. Mientras que para el consumo de gas del sector las tasas fueron de -0,6 y -28,7%, respectivamente.

Los puestos de trabajo registrados (altas netas) cayeron un 0,6% mensual, ampliando la caída acumulada al 3,3% en relación al nivel correspondiente a junio de 2019. Adicionalmente, la masa de remuneraciones reales indica una pérdida de poder adquisitivo para el conjunto de los empleados registrados, del-0,8% mensual y -5,2%, interanual.

Para la demanda laboral las tasas fueron de -0,5 y -12,4%, respectivamente.

Respecto al consumo minorista, las ventas en supermercados de las grandes superficies instaladas en la provincia presentaron una contracción del 0,6% mensual, y del 6,4% interanual. Por último, los recursos tributarios de disponibilidad de la administración provincial presentaron un incremento del 1,9% con respecto a mayo, aunque en la comparación interanual se mantienen en terreno negativo (-13,4%).

Síntesis y perspectivas

La variación interanual del ICASFe se ubicó en -5,6% en junio de 2020 desacelerando nuevamente el ritmo de caída. En este sentido, analizando en perspectiva el trayecto del indicador en el último año se observa que la combinación de los efectos de la recesión y el ASPO provocaron una caída neta muy pronunciada durante marzo y abril, pero que la situación se fue relajando de allí en adelante.

Sin embargo la limitación para el normal desarrollo de un amplio conjunto de actividades como consecuencia de la atención a la cuestión sanitaria relacionada con la pandemia por COVID 19, impide aún proyectar una recuperación sostenida en el mediano plazo. A esto deben sumarse dificultades macroeconómicas latentes, previas al inicio de la pandemia.

En este marco se vuelve a destacar la alerta en relación a los indicadores del mercado laboral, la presión inflacionaria, el déficit fiscal y las restricciones sobre el mercado cambiario, por mencionar algunas de las principales cuestiones a resolver.

Buenos Aires, 5 de agosto de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados