Noticias


En tono electoral

Por Alejandro Sammartino

En tono electoral

El fuerte crecimiento de la producción de leche se sostiene mientras el sector ingresa a la primavera. El auge exportador está ayudando a transitar la sin sobresaltos, aunque el retraso del tipo de cambio y las elecciones abren algunos interrogantes sobre cómo llegar a fin de año sin sobresaltos.

Mientras la Argentina transita la incertidumbre electoral y una economía al borde del colapso, la cadena láctea observa casi con sorpresa que avanza en un prolijo derrotero, casi como una excepción que confirma la regla.

Estas cuestiones son plantadas en la Nota Editorial publicada en la última edición de la Revista Infortambo de Octubre 2021, no te pierdas la nota completa que acompaña la firma de Alejandro Sammartino. Aquí te dejamos un breve resumen en la web. 

Revista Infortambo 389 octubre 2021

La cadena ha crecido en confianza en el negocio. Mucho tiene que ver para entender este particular fenómeno, la competencia por la leche que se ha generado en los últimos años a partir de la consolidación de un mercado de exportación o el empoderamiento de los productores que hoy acuerdan en la industria a través del precio del Siglea.

Tampoco ha sito menor la habilidad demostrada por las cámaras industriales lácteas de negociar un programa de precios con el gobierno a fin de aventar cualquier riesgo de intervención en el mercado, habilidad ausente en la cadena cárnica.

Cómo datos interesantes han sido las confirmaciones de los buenos márgenes económicos obtenidos en los establecimientos lecheros en la relación al ejercicio 2020/21.

«Los positivos cambios en la relación con el maíz y la soja en los últimos meses, término mejorando los márgenes que en muchos casos y en particular en los intensivos superaron los $800 por hectárea», destacó un asesor cordobés.

 

No es necesario que la producción caiga para que el precio suba o se mantenga. El buen tiempo en términos climáticos que sigue acompañado desde hace casi dos años a la mayoría de las cuencas lácteas, esta obligando a que las proyecciones de crecimiento a nivel nacional se tengan que ir corrigiendo permanentemente para arriba. No importa si el poder de compra de la leche con el maíz o la soja no sean el menor y que incluso algunos meses atrás fuera de los peores de los últimos años. Lo cierto es que el recibo de la leche sigue su marcha ascendente.

«Si se mantiene los valores de exportación, el precio irá evolucionando en una banda inferior que estará determinada por el ritmo de la devaluación del tipo de cambio oficial y su superior, qué será la tasa de inflación».

Una definición que coincide en la mayoría de los economistas es que con un espacio macroeconómico por lo menos complicado y una incertidumbre política que genera más debilidad que fortalece, los márgenes de maniobra que pueda tener el gobierno en materia económica son bastante limitados.

Por ende entre el ritmo de intervención en el mercado cambiario qué genera un goteo en las reservas del Banco Central, el atraso del tipo de cambio oficial y la brecha cambiaria de más del 80% como la actual, entre otras pinceladas, se genera un cuadro de expectativas de devaluación después de las legislativas de noviembre.

«Hay que seguir reproduciendo después del 14 de noviembre ya que la vida No termina ahí y menos la lechería», reflexiones desde la producción.

Ya sea como consecuencia de una abrupta corrección del tipo de cambio, a la que muchos industriales le temen pero que la ven como probable, o un aceleramiento del ritmo mensual devaluatorio, lo cierto es que la competencia por la materia prima por parte del exportador tomar a un mayor ritmo luego del evento electoral. Todo en un contexto de baja estacional de la producción.

Buenos Aires, 5 de octubre de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados