Noticias


La lechería teme una devaluación por atraso cambiario tras mejora coyuntural para materia prima

La lechería teme una devaluación por atraso cambiario tras mejora coyuntural para materia prima

En el sector lácteo, crecen los temores por los efectos que podría tener una devaluación sobre la actividad y el esquema de costos, atento al atraso cambiario que presenta el tipo de cambio previo a las elecciones legislativas.

José Quintana, consultor de empresas lácteas, comentó que en materia de precios «estamos peor que hace un año, mejor que hace seis meses y con mucha incertidumbre por lo que pueda venir en materia económica».

Según datos del Ministerio de Agricultura de la Nación, en junio pasado el precio promedio al tambero se ubicó en $31,32 el litro, una mejora de 5,2% versus mayo último y del 71,6% contra igual mes del año pasado. Más allá del buen nivel de precios, la actividad se ve condicionada por cuestiones tales como el atraso en el tipo de cambio y también las dificultades que ofrece el esquema de costos a la hora de cerrar compras de alimentos.

Quintana, según publicó el portal La Nación, afirmó: “veníamos con el problema de que el precio de la leche estaba bastante atrasado y la suba del precio de los granos hacía que el costo de alimentación de las vacas fuera muy alto”, aunque admitió que los valores se lograron recomponer «bastante» en los últimos cuatro meses.

Allí tiene que ver con la posibilidad de las empresas lácteas de acomodar los precios en las góndolas tras la ventana abierta por la negociación por el nuevo acuerdo de Precios Máximos. Se recordará que el acuerdo de precios cerrado por las usinas lácteas con el gobierno durante el 2020 a instancias de Precios Cuidados, arrastró a comienzos del año un atraso promedio del 23% en los valores de góndola.

En materia de costos de los tambos, consignó que “igual seguimos lejos de estar realmente bien, históricamente con un litro de leche podías comprar entre 2 y 2,2 kilos de maíz y en un momento llegamos a comprar 1,3; ahora estamos en 1,6 más o menos”.

Temor a la devaluación

Quintana comentó que hay preocupación por una posible devaluación después de las elecciones porque, explicó, el campo “tiene la particularidad” de que cuando hay una devaluación al día siguiente le aumentan todos los costos el mismo porcentaje que la devaluación, mientras que la leche “depende más del mercado interno”.

“Ya tenemos bastante experiencia de muchas devaluaciones y sabemos que cuando el tipo de cambio está muy atrasado el día que se de el ajuste la leche queda muy descalzada”, explicó.

Impacto de las retenciones

El especialista recordó que también los derechos de exportación ataron la suerte del sector durante el último año, ya que “las retenciones a la leche en polvo terminan representando para el productor algo más de tres centavos de dólar por litro de leche. Hacés las cuentas y es un montón de plata. Justamente es una actividad en que el impacto de las retenciones es enorme”.

“El industrial no tiene más remedio que trasladarlo a la materia prima porque a diferencia de otros productos, la leche en polvo tiene mucho valor agregado, no es como ponerle retenciones a la soja o el maíz. Además cuando transformás el maíz en leche ya le agregás valor y cuando eso termina siendo leche en polvo vale mucho más. Entonces es mucho más fuerte el impacto”, explicó.

Buenos Aires, 22 de julio de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados