Noticias


La producción láctea en Argentina bajo la mirada de analistas italianos

La producción láctea en Argentina bajo la mirada de analistas italianos

En el período enero-septiembre ’20, las exportaciones lácteas argentinas registraron un crecimiento de más del 50% con respecto al año anterior.

Este tipo de cuestiones, junto a otras como el incremento de producción en la primavera o bien las dificultades que ofrece el sector lácteo local, formaron parte del análisis realizado por el portal italiano CLAL, en una nota firmada por Leo Bertozzi. 

Allí se indicó que el sector agroalimentario representa dos tercios de las exportaciones y, por lo tanto, es vital para la economía del país. Sin embargo, las exportaciones de leche y productos lácteos aumentaron hasta 2013 alcanzando un valor de 1.600 millones de dólares, y luego se redujeron significativamente a 548 millones en 2019 (Fuente: IHS). US$ 1.784 millones y US$ 928 millones (Aduana), respectivamente.

La leche y derivados representan una gran oportunidad de exportación de los países latinoamericanos al mercado asiático, China a la cabeza, pero también Malasia, Indonesia, Singapur, Filipinas, Vietnam, Tailandia y por ello el crecimiento de este sector se vuelve fundamental.

Tal como reprodujo el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina en un informe sobre lo publicado por CLAL, en 1999, el gran país latinoamericano produjo 10,3 millones de toneladas de leche, lo que equivale aproximadamente al 1,5% de la producción mundial. A pesar de su potencial, en los últimos años la producción de leche argentina se ha mantenido en torno a los 10 millones de toneladas, mientras que en Estados Unidos ha crecido más de un 15% y en Nueva Zelanda un 22%. En el vecino Brasil, la producción de leche ha aumentado un 67% en los últimos 20 años.

Economía y política inestables: obstáculos para la eficiencia productiva

La inestabilidad de las variables macroeconómicas y políticas argentinas de los últimos 20 años ha obstaculizado enormemente la mejora de la eficiencia productiva. La extrema volatilidad de los precios ha impedido que los agricultores adopten inversiones en alimentación, salud, bienestar animal y gestión empresarial. También ha obstaculizado la modernización de las estructuras tecnológicas lácteas y el desarrollo de una cadena de suministro que todavía es demasiado dependiente de los circuitos de intermediación, que absorben gran parte de los márgenes de rentabilidad.

No hay muchos países que tengan el potencial de crecimiento productivo como en Argentina. La mejora de la confianza en las instituciones y un marco macroeconómico definido permitirá nuevas inversiones tanto en el sector agrícola como en el sector de transformación para explotar adecuadamente estos potenciales.

Buenos Aires, 23 de noviembre de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados