Noticias


Las lluvias finales de junio no dejan buenas señales para el sector agrícola argentino

Las lluvias finales de junio no dejan buenas señales para el sector agrícola argentino

El mes de junio concluyó con una distribución de precipitaciones que se ajusta perfectamente al patrón invernal: no son una buena señal para el agro, según indicó el último informe de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Agregó además que «la oferta de agua más abundante se repartió sobre la franja este del territorio nacional, donde Buenos Aires fue la gran ganadora».

También que «las zonas productivas ubicadas más hacia el oeste quedaron prácticamente sin aportes. Toda esa región continúa padeciendo el comportamiento pluvial deficitario arrastrado del trimestre de otoño. A la fecha, la franja central que va desde Córdoba al norte de Chaco presenta condiciones de escasez a sequía».

SUBZONA I

Respecto a la nueva campaña maicera, “los rendimientos de indiferencia para este año son para campo propio de 66 qq/ha y de 109 qq/ha en arrendados”, señalan en la zona. ¿Se reactivó la compra de insumos para el maíz? «Solo se compró semilla y algo de fertilizantes», señalan los ingenieros. Los maíces tardíos y los de segunda avanzan en la recolección; ya se cosechó el 60% y el rinde es de 65 qq/ha.

«En estos momentos no hay movimientos ni inversiones en el próximo maíz», señalan en Carlos Pellegrini. «Tampoco se están calculando márgenes ya que aún no se tiene en claro cuál será el valor del dólar para los insumos», aclaran los técnicos. «Solo se están haciendo algunas compras de fertilizantes para cubrir las bolsas de maíz que se tienen compradas, pero no se está pensando en agrandar la superficie ni decidiendo sobre lo que queda por definir», explican.

Con el clima seco y frío de estos días tampoco hay movimientos para hacer los barbechos. La siembra de trigo no podrá reanudarse y el 10% que resta quedara sin sembrarse. El 20% de lo implantado presenta nacimientos dispares ya que fue sembrado con baja humedad. Las heladas no están afectando por ahora; los síntomas que se ven están asociados al frío y a la falta de humedad. En cuanto a las enfermedades, no presentan síntomas pro el momento. Aun no se comenzó con la cosecha de los pocos lotes sembrados de los maíces de segunda o tardíos. El productor está esperando que naturalmente baje la humedad de los mismos para no incurrir en nuevos costos de secada.

«Los márgenes de maíz de primera siguen siendo superiores a los de soja de primera, pero la diferencia es cada vez menor», comentan en el corredor que une Cañada de Gómez y Villa Eloísa. «En campo arrendado, con rindes promedios históricos de la zona, 85 qq/ha, el margen está justo en la raya, haciendo que no se justifique semejante inversión por tan poco retorno», advierten los ingenieros. Esta campaña, aquel que compró la semilla y fertilizantes va a sembrar, quizás aplicando menos tecnología. «El que está en dudas es el que aún tiene que definir la compra debido a la caída de los márgenes, clima y decisiones del gobierno», expresan.

Los barbechos para el cereal se realizaron a principios de junio. Restan algunos lotes que por falta de lluvias aún no
se ha podido aplicar herbicidas preemergentes. Del total planificado con trigo, se sembró un 75%; ya que los ciclos cortos y algunos ciclos intermedios no se han podido cultivar por falta de agua. Los que resta quedará sin poder sembrarse con trigo. Lo implantado viene creciendo en buenas condiciones, pero la humedad en el perfil no es la ideal. De seguir la sequía puede agravarse los efectos de las bajas temperaturas. Por el momento solo hay presencia de pulgones. Resta cosechar un 15% de los maíces tardíos y de segunda. El rinde promedia 80 qq/ha. Algunos lotes se están cosechando con humedad, pero las heladas están ayudando a mejorar las condiciones de secado.

En Cañada de Gómez, son muchos los lotes que quedarían afuera de la siembra triguera; los técnicos anticipan que un 15 a 20% ya no podrá implantarse y pasará a soja. De todas maneras lo sembrado está en buenas condiciones, la emergencia ha sido correcta y se le ha aplicado el mismo paquete de tecnología que el año pasado. El potencial al que se apunta son un 40 qq/ha, explican en la zona. La precampaña maicera ha mostrado altibajos notables, empezó con mucho entusiasmo a pesar de los precios internacionales y a poco más de 2 meses para la siembra lo que ve observa es una disminución de la intención de siembra. “Disminuye entre un 15 a 20%. La compra de insumos está frenada”, comentan los ingenieros. ¿Bajará la tecnología utilizada este año? Los ingenieros responden que no. Se sigue con la cosecha de los maíces tardíos, la humedad de cosecha es óptima, por lo que se están evitando los gastos de secada.

«Se volvieron a reactivar las compras de insumos de maíz con el precio de 130 del cereal a marzo/abril», comentan los ingenieros de los alrededores de Rosario.

«En julio empezamos con los barbechos para sembrar a mitad de agosto», comentan los ingenieros de los alrededores de Rosario. Se pudo completar la siembra de trigo y los cuadros vienen naciendo sin complicaciones. En la zona que recibió la última lluvia que dejo algunos milímetros se nota un cambio positivo, explican en el área. Se recolectó el 30% de los maíces tardíos y los de segunda, con un promedio de 75 qq/ha, cuando en un año normal el rinde es de 90 qq/ha.

Breves: exportación de maíz en las redes

SUBZONA II

Los ingenieros de Bigand exponen que al día de hoy el rendimiento de indiferencia para maíz en campo propio, con un objetivo de 110 qq/ha, se aproxima a 60 qq/ha y en campo alquilado, pagando 16 qq/ha de soja, supera los 90 qq/ha. Las compras de insumos vienen lentas; preocupa la falta de humedad y se atrasan los barbechos para el cereal. La siembra de trigo está detenida en el 50% por la falta de humedad. Aquellos productores que poseen semilla de ciclo intermedio-largo no tienen intención en cambiarse a ciclo corto, por lo tanto, al no disponer de tiempo para sembrar esas variedades, destinaran esos lotes a soja de primera.

Aquellos que tienen semilla de ciclo corto esperan una lluvia. De no ocurrir, también van a soja de primera.
En resumen, podría caer la superficie de siembra de trigo un 30 a 40 %, pero si no llueve, también caerán los pocos lotes de ciclos cortos. Los lotes implantados crecen muy bien, no se observa presencia de enfermedades. Las heladas dejan su marca, en algunas variedades más que en otras, o depende también de si hay mucha cobertura o no, pero no afectarían al rendimiento final. Se completó la cosecha de los maíces tardíos y los de segunda con un rinde promedio de 40 qq/ha.

SUBZONA III

«El maíz va recuperando el precio presente y el futuro, no obstante, prevemos una caída en el área de siembra», indican los ingenieros de Pergamino. «La incertidumbre económica, mayores costos de producción y la amenaza del fenómeno La Niña junto a una gran área de trigo acotan la intención de siembra del maíz», explican los ingenieros.

SUBZONA IV

En General Pinto se terminó la siembra de trigo. Quedan algunos lotes pendientes, pero en general se logró sembrar toda el área intencionada. De esta manera la zona tendrá una cobertura triguera muy similar a la del año pasado. «Hubo algunos chaparrones aislados y tiempo húmedo en los primeros días de las semana. Los pocos milímetros que recibieron algunos lotes van a mejorar la condición del cultivo, al menos por algunos días», indican los ingenieros del área. De todas maneras, el agua no alcanzó para hacer las aplicaciones de nitrógeno, por lo que sigue pendiente fertilizar el 70% de los cuadros en la zona. En cuanto a la próxima campaña de maíz, si bien hubo algunas consultas más, sobre todo por fertilizantes, en el área siguen señalando una caída en área de un 30% respecto al ciclo pasado.

SUBZONA V

«Los costos de producción para el maíz subieron alrededor de 20 % con respecto al año anterior en Marcos Juárez y en campos arrendados están muy ajustados», explican los técnicos. La compra de insumos está avanzando muy lentamente, la gran mayoría estaba definida y comprada en precampaña. Los barbechos para maíz tienen un avance del 85 %. Los ingenieros señalan que finalizó la siembra de trigo: por falta de humedad quedó un 15% del área intencionada sin sembrar. Se cosechó la mitad de los maíces tardíos y de segunda con un rinde promedio de 95 qq/ha. En general se está cosechando seco, incluso buena parte se embolsa.

Breves II: INTA evalúa cultivares de maíz en Entre Ríos

Buenos Aires, 6 de julio de 2020

 

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados