Noticias


Unión Europea, perspectivas lácteas posterior al Covid-19

Unión Europea, perspectivas lácteas posterior al Covid-19

Varios son los factores que se deben tener en cuenta al pronosticar lo que ocurra con la industria láctea a corto y mediano plazo.Se anotar allí la pandemia, tratamiento médico, vacunas y otras restricciones de movimiento. Si estas incertidumbres permanecen y continúan interrumpiendo el mercado, deben tenerse en cuenta al hacer el pronóstico. Estas incertidumbres siguen ahí y no desaparecerán.

Así lo explicó a Global Dairy Outlook, Christophe Lafougere,  de GIRA Consultora Internacional. Allí consignó que a finales de 2019, todos los indicadores para la industria láctea de la Unión Europea estaban en verde: el bloque tenía buenos precios de la leche al productor, buenos márgenes a nivel de finca lechera, el número de vacas aumentó en algunos países y las exportaciones aumentaron.

En el primer trimestre de 2020, hubo un aumento del 2,5% en la producción de leche en comparación con el mismo trimestre de 2019. El segundo trimestre continúa creciendo, mayo 0,3 a 0,5% interanual.

En términos de productos, hay algunas sorpresas, especialmente el hecho de que los rumores sugirieron que la mayoría del excedente de leche en el segundo trimestre debería haberse dirigido a la producción de productos estables, como la manteca y la LPD, pero no sucedió.

En cambio, Europa ha puesto más leche en el queso hasta ahora y los productores tienden a pensar que el precio LPD no se mantendrá en los próximos tres a seis meses y que es mejor no estoquear este polvo en los depósitos. No se entrega mucha LPD a través del esquema de Ayuda al Almacenamiento Privado, solo 14.000 toneladas, lo que demuestra que más leche se dirigió a la producción de queso, que es un producto de mayor valor agregado y necesita tiempo para madurar.

Normalmente, el 33% del suministro total de queso de la UE va al servicio de alimentos, pero con el sector prácticamente inactivo durante el segundo trimestre, hubo un aumento de la redirección de productos hacia el comercio minorista. Esto dio como resultado hasta un 30% más de ventas de queso en algunos países. Aunque la pérdida estimada en la producción de queso durante todo el año es de alrededor de 925.000 toneladas, las ganancias de la diversificación del queso en el comercio minorista se estiman en 750.000 toneladas.

En la grasa láctea sólida, no hubo brecha en la oferta y la demanda durante el período pico de bloqueo de Covid-19. Gracias al aumento de las compras de manteca para hornear en casa, en el segundo trimestre, la pérdida en el sector de servicios de alimentos ha sido compensada por el sector minorista. La producción debería crecer en un 3%, lo que conducirá a existencias (¿más altas?). En el segundo semestre debido al hecho de que comenzará a pasar menos leche al queso, ya que el mercado volverá a funcionar más o menos normalmente.

Mientras tanto, la LPD de la UE se mantuvo intacta durante el período de cierre, con pérdidas que no superaron el 3%.

Gira señala que el bloque verá la creación de existencias de LPD en el segundo semestre, en el momento en que el mercado comenzará a normalizarse y la industria finalmente comenzará a producir LPD y manteca en lugar de queso. Las acciones no serán tan significativas como en 2017, por lo que este año no se realizarán compras de intervención.

Las exportaciones de LPD deberían disminuir en 2020, perdiendo un 10-12%, que es de alrededor de 100.000 toneladas en comparación con 2019, que fue un año récord para las exportaciones de LPD.

La sobreproducción de productos en el resto del año, debería afectar principalmente a la LPD, con un exceso de oferta potencial de 150.000-200.000 toneladas. La sobreoferta de manteca está marcada por Gira en 70.000 toneladas, mientras que la sobreoferta de queso debería promediar 80.000-90.000 toneladas.

Buenos Aires, 4 de julio de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados